Actualidad

Dona sangre periódicamente, hoy por mí y mañana por ti

Conmemoramos recientemente el Día Mundial del Donante de Sangre, un acto que celebramos todos los días, ya que las donaciones de sangre marcan la diferencia en el tratamiento o recuperación de miles de pacientes, a diario.

Para muchos pacientes recibir una transfusión de sangre representa una oportunidad más de vivir.  Este fue el caso de Hazel Real, quien estuvo hospitalizada por una cirugía pulmonar y requirió transfusiones de urgencia. El contar con la sangre disponible de forma inmediata salvó su vida.  “El que el centro hospitalario o el banco de sangre cuente con reservas adecuadas de sangre, que le permitan dar respuestas rápidas y eficaces en un momento de emergencia es crucial”, nos comentó.

“Gracias al compromiso desinteresado y solidario de muchas personas, que ni siquiera me conocen, pude salir adelante luego de tres meses de hospitalización”, dijo Real.

Antes de realizar la donación de sangre

El doctor Benito Castillo, especialista en Medicina Interna y Hematología del Hospital Paitilla, nos comenta detalles a tomar en cuenta al momento de donar sangre.  “El donante debe cumplir una serie de requisitos que medimos en los exámenes de laboratorio que les realizamos.  Algunos factores que pueden motivar un rechazo del donante, por ejemplo, si ha tenido una extracción dental en las últimas 72 horas, si se ha realizado un tatuaje o piercing en los últimos seis meses y si sus niveles de hemoglobina salen por debajo de lo esperado”.   Estos factores, que son puntuales del momento no evitan que la persona pueda acudir a donar en otra ocasión.

Cuando donamos sangre donamos mucho más que eso, ya que en el laboratorio se extraen distintos componentes que tendrán diferentes usos.  Por ejemplo, los glóbulos rojos empacados, plasma fresco congelado y concentrado de plaquetas.  En algunas ocasiones también se pueden extraer crioprecipitados (hemoderivado rico en fibrinógeno y otros factores procoagulantes).  Los glóbulos rojos por ejemplo son utilizados para permitir la oxigenación de los tejidos, es decir, se aumenta la hemoglobina que es la que permite este proceso y son necesitados por pacientes con anemias o con problemas de insuficiencia renal crónica, con enfermedades autoinmunes o pacientes oncológicos.

El plasma por su parte contiene los factores de coagulación.  Existe otro procedimiento que se realiza por aféresis (que es cuando se extraen los componentes de la sangre del donante y el producto sobrante es transfundido de vuelta).  Gracias a esto se pueden extraer concentrados dobles de glóbulos rojos, plasma y plaquetas.

Se recomienda donar sangre periódicamente

Nos recomienda el doctor Castillo “es importante donar sangre de forma periódica y voluntaria, ya que es un acto de solidaridad, un acto generoso, un acto altruista con el cual se salvan vidas. De ahí parte la frase “dona sangre, dona vida”, precisamente porque ayudarías a muchas personas que tienen algún tipo de enfermedad crónica que utilizan sangre y también para poder tener un almacén para en el caso de que haya accidentes. En el caso de cirugías urgentes, o por ejemplo en cirugías grandes, como las cardiovasculares. También las enfermedades autoinmunes, anemias, hemolíticas, utilizan mucha sangre. Donar sangre sería, el acto más bonito que se puede dar”.

No existe riesgo como tal para los donantes, pero sí algunas recomendaciones previas a la donación y posterior a la misma. Previo a la donación pueden desayunar algo leve, sin mucha grasa e hidratarse previamente. Una vez realizada la extracción, el donante va a permanecer en la silla un tiempo prudente hasta que el cuerpo asimile la pérdida sanguínea. Y posterior a la donación es importante una buena hidratación, comer bien, un poco de reposo y tratar de no hacer actividades fuertes o extenuantes que puedan causar algún tipo de fatiga.  Dependiendo de sus condiciones, el donante puede recibir recomendaciones adicionales.

Con tu donación de sangre se benefician tres pacientes distintos

Un donante de sangre puede donar cada tres meses, es decir, cuatro veces al año por extracción simple de sangre total.  En el caso de la aféresis, puede hacerse dos veces al año, es decir, cada seis meses.  La extracción de plaquetas puede realizarse hasta 24 veces en el año, aproximadamente cada 15 días y en algunos casos de urgencia extrema, cada 72 horas, pero no más de dos veces en una sola semana. En el caso de plasma, también obtenido por aféresis, puede realizarse hasta cada 15 días, hasta 15 litros anuales.  Todo donante que se acerque a cualquier centro de donación debe tener una edad entre 18 y 65 años. Pesar un mínimo de 50 kilos, es decir, 110 -115 libras.

Por su parte, el Licenciado Carlos Calderón, Supervisor del Banco de Sangre del Hospital Paitilla nos reafirma la importancia de la donación voluntaria “Sin un suministro continuo, que solo se da por las donaciones periódicas de donantes sanos que sean voluntarios de forma altruista muchos pacientes crónicos o de emergencia corren peligro”, comenta Calderón.

El Hospital Paitilla cuenta con un Banco de Sangre completo donde cualquier interesado puede acudir por información y al realizarse las pruebas para verificar que puede ser donante de sangre y empezar esta labor solidaria de regalar vida a quien lo necesita.